Nuestra web usa cookies.

Museo de Orsay

Por primera vez, un edificio que fue construido con fines industriales se ha convertido en un museo dedicado al arte del siglo XIX, especialmente el impresionismo y el postimpresionismo. El Museuo de Orsay recibe a sus visitantes con el aroma del mar y una refrescante brisa. El Museo de Orsay hace pensar a la gente: "¡La primera pieza de arte del Museo de Orsay es el propio Museo de Orsay!". Disfrute de uno de los mejores museos a poca distancia del museo del Louvre.
El Museo Orsay se encuentra a lo largo del río Sena y fue una antigua estación de ferrocarril, que se construyó inicialmente en el antiguo emplazamiento del Palacio de Orsay. Desde el exterior, la arquitectura es divina y, sin duda, es uno de los edificios más hermosos de París. Ahora es una galería de arte, que alberga, este es un lugar muy popular dentro de la ciudad, y alberga arte y esculturas que datan de 1848. Incluyendo obras de Delacroix, Manet, Monet, Sisley, Van Gogh y muchos otros. esta es una visita obligada para los amantes del arte y la historia, así como para aquellos que simplemente están explorando las tradiciones de la ciudad. Hay tres pisos dentro del museo, por lo tanto, tómese su tiempo para explorar, y debido a la popularidad de este sitio, es una buena idea llegar tan pronto como sea posible, para evitar las multitudes y las colas en la puerta. El Museo Orsay recibe alrededor de 3 millones de visitantes cada año.
El Museo Orsay es una de las atracciones turísticas más populares de París y recibe a más de 3 millones de visitantes cada año. También es el sitio de la colección más grande del mundo de arte post-impresionista e impresionista en el planeta, con tres pisos para explorar. La ubicación lo convierte en una de las atracciones más fáciles de visitar en París, ya que se encuentra a orillas del río Sena. Como antigua estación de tren de 1900 y antiguo palacio, se puede ver la opulencia del edificio desde el exterior. Los tres pisos incluyen tesoros como Manzanas y naranjas de Paul Cézanne, Blue Water Lillies de Claude Monet y Luncheon on the Grass de Edouard Manet. Hay varios otros aspectos destacados para explorar, incluida la arquitectura del edificio. Hay que ver el viejo reloj de la estación, así como la enorme sección de la nave central. Fuera del museo, verá la Plaza Orsay, con seis esculturas de bronce, que datan de 1878. Dentro del museo, algunas de las piezas más antiguas se remontan a 1818. El Museo de Orsay no solo tiene pinturas, sino Tiene exposiciones de fotografía y también muchas esculturas. El Orsay fue uno de los primeros museos en Francia en albergar fotografías, con la primera y más antigua colección que data de 1839. Visitar el Museo Orsay es algo que debe hacer, ya sea que sea un entusiasta del arte o no. Es un sitio de historia, si no otra cosa, pero la vasta colección de arte, esculturas y fotografía dentro del edificio es un espectáculo para la vista. Recuerde, este es sin duda uno de los lugares más populares de París, por lo que siempre hay que hacer cola. Llegue lo antes posible para asegurarse de que no tiene que hacer cola en la fila durante demasiado tiempo, y esto también significa que tendrá más espacio para moverse una vez dentro. Puede llenar fácilmente medio día dentro del Orsay, y la ubicación central significa que puede salir y ver algunas de las principales atracciones principales de París el mismo día, como un crucero por el Sena o una visita a la enormemente popular Torre Eiffel. Se recomiendan zapatos cómodos para su visita al Orsay, ya que el edificio es muy grande y extenso, con esos tres pisos por cubrir.